¡No te quemes bajo el Sol!

Con la llegada de las altas temperaturas, es el momento de fichar el biquini de la temporada (o rescatar el de la temporada anterior que te queda divino) para esa primera escapada a la playa y tumbarte bajo el sol. Te lo has ganado, así que, ¡disfrútalo!

Aunque por repetido todos los años, no es menos importante: Hay que ponerse del sol, pero con cabeza y mucha. Sabes de lo que te hablamos: Hay que exponerse al sol, pero con la protección necesaria y adecuada.  Cuida tu piel para no echar a perder un día de playa y sobre todo tu salud. A continuación, te explicamos la importancia de los protectores solares:

¡No te quemes bajo el Sol!

  • Es imprescindible UTILIZAR EL PRODUCTO ESPECÍFICO A CADA TIPO DE PIEL. Importante, que protejas más frecuentemente la piel de tu rostro, ya que es más fina y es más fácil que aparezcan manchas o arrugas. Los solares específicos para el rostro se adaptan a las necesidades de cada tipo: secas, grasas, sensibles.
  • Evita tomar el sol de forma directa en las HORAS CENTRALES DEL DÍA de forma especial entre las 12 y las 16 horas. Aprovecha ese rato para comer y soñar si es posible.

 

¡No te quemes bajo el Sol!

  • OJO CON USAR FACTORES DE PROTECCIÓN BAJOS especialmente durante los primeros baños solares intensos. No debe ser inferior a 30, aunque seas de los afortunados que nunca sufres quemaduras solares. Los daños no son siempre visibles con una piel enrojecida, pero pueden dañar el ADN de las células y las fibras del tejido conectivo, como el colágeno y elastina o alterar la producción de melanina. La factura se paga después, cuando ya ni recordamos los días de intenso sol.
  • PROTÉGETE CON UÑAS Y DIENTES.  Sombreros de ala ancha, viseras poderosas y gafas de sol, así como las prendas que incorporan factor de protección solar son también buenos recursos para evitar los eritemas solares. 

¡No te quemes bajo el Sol!

  • SÚMATE AL RICO ZUMO DE FRUTAS. Es muy recomendable ingerir, a través de la alimentación (en zumos, tés e infusiones frías) vitaminas A, C, E y F, un cuarteto que eleva las defensas de la piel, combate los radicales libres y ayuda a prolongar el bronceado.
  • Y, por último, TAN IMPORTANTE ES EL ANTES COMO EL DESPUÉS. Después de una importante exposición solar, es importante recurrir a las cremas para después del sol, ya que calman la piel de las rojeces, la suavizan, y lo que es más importante, prologan el bronceado.

¡No te quemes bajo el Sol!