La decoración Eco-Friendly entra en tu casa

Hogares de todos los estilos se han dejado tentar por la fuerza emocional de esta tendencia decorativa y abren sus puertas (y corazones) a la versión más green del interiorismo. El gusto por lo artesanal, por recuperar piezas antiguas, por devolver el protagonismo a la madera y otros materiales naturales supone un valor añadido a la sensibilidad de la casa. Parecía un movimiento pasajero, pero conceptos como respeto al medio ambiente, responsabilidad y reducción de la huella humana han calado en muchos aspectos de nuestra sociedad.

En conexión

La madera es un material natural que nos permite conectar con el entorno, como sucede con los sillones de jardín, de estilo colonial, realizados en madera de acacia. Una pieza green friedly que añade sensación de bienestar a la decoración de tu casa.

Detalles que suman

El vidrio es uno de los materiales eco que está recuperando puestos en la escena decorativa. Aporta la belleza etérea y la naturalidad de los objetos transparentes, y si se trata de una pieza reciclada, además del interés decorativo, suma valor emocional al interior de la vivienda. Pueden ser un gran recurso para enriquecer ambientes de corte minimalista.

Bienestar en el jardín

Para ambientes de exterior cómodos y relajados, muy en la línea slow life que está haciendo furor esta temporada, un sofá es el complemento perfecto para disfrutar de tu tiempo de calidad al aire libre. En sintonía con el respeto al medio ambiente, una pieza realizada en madera y fibra sintética se cataloga como producto ecológico.

Toque Artesanal

Una manta decorativa, de textiles nobles, puede contribuir a crear la atmósfera plácida que necesitas para relajarte con una buena siesta (tanto en casa como en el jardín). Opta por una pieza de colores muy apacibles y realizada a mano, tienen el encanto de lo artesanal, la calidez de la lana y la elegancia de los tejidos de alta calidad. Un toque hand made, con mucho encanto, que va a poner de relieve el estilo eco de tu casa.

Al natural

Los objetos de madera, además de transmitir calidez al ambiente, ponen de relieve el gusto por lo natural y aportan luminosidad, sobre todo en sus versiones más claras. Entre ellas la acacia, una madera de tonos suaves, flexible y resistente, perfecta para mobiliario de exterior y para refrescar interiores.

Ventanas muy eco

Cuando las temperaturas están muy elevadas, se impone cambiar los textiles del hogar por otros más frescos, livianos y naturales como el algodón, el lino, el bambú... Tejidos muy adecuados para cortinas y visillos que van a suponer un ahorro energético para tu casa (tamizan la luz y contribuyen a reducir el calor). Estas piezas son perfectas para aportar un toque fresh.