Jerusalén

Es una de las ciudades más antiguas del mundo. Sus calles ocultan siglos de historia. Y sus atractivos son muchos y muy variados. Lo mejor es llegar a la capital de Israel con las ideas claras para visitar lo más importante. Y sin prejuicios, necesario para poder disfrutar y entender una urbe rica capaz de generar sentimientos encontrados: fascinar, enloquecer, seducir… tan hermosa y tan compleja a la vez. Acompáñanos en este viaje y entérate de lo que puedes conocer en la ciudad santa.

 

Jerusalén

 

El Santo Sepulcro:  Está situado en el corazón del Barrio Cristiano de Jerusalén y es, junto con la Basílica de la Natividad de Belén uno de los dos lugares más sagrados del cristianismo y sin duda el atractivo por excelencia del barrio cristiano. Esta basílica encierra lugares tan sagrados para los cristianos como el montículo donde Jesús fue crucificado, también conocido como el Calvario. También se encuentra la piedra sobre la que fue ungido antes de ser sepultado, y, sobre todo, el sepulcro donde se supone fue enterrado, y del que al tercer día resucitó.

 

Jerusalén

 

La Mezquita de la Roca: Junto con la Kaaba es el edificio islámico más antiguo que, a lo largo de trece siglos, ha conservado su función original. En el centro de la explanada de las mezquitas, la cúpula se eleva unos 30 metros de altura sobre la Roca. Está situada sobre un tambor cilíndrico que descansa sobre cuatro pilares separando arcadas de tres arcos. Alrededor de la cúpula fue colocada una construcción octogonal dividida en dos naves por una corona de ocho pilares, separados asimismo por arcadas.

 

Jerusalén

 

El Muro de las Lamentaciones: Es el sitio más sagrado para los judíos, porque es el único trozo que queda de la muralla de contención del Templo de Jerusalén, que fue el primer templo de esta religión. Este lugar también es llamado como la Muralla Occidental o el Muro de los Lamentos, porque durante siglos los judíos han llegado allí a lamentar la pérdida de este templo.

 

Jerusalén

 

 Torre de David: La Torre de David o Museo de la historia de Jerusalén se encuentra en la fortaleza medieval, próxima a la Puerta de Jaffa, entrada histórica a la ciudad antigua de Jerusalén. Fue construida durante el siglo segundo A.C. Se encontraron objetos arqueológicos de más de 2700 años de antigüedad, y se usa actualmente para la realización de conciertos, actividades de beneficencia, encuentros de artesanos y espectáculos de sonido y de luz.