5 Colores para un rostro sin imperfecciones:

Un rostro perfeccionado es el santo grial para cualquier chica que está a punto de maquillarse. Ojeras, rojeces, manchitas... Son imperfecciones que hacen que nuestra piel parezca cansada y sin vida. Cubrir estos pequeños defectos es posible gracias a los correctores de diferentes colores. ¿Cómo funcionan? Estos productos se basan en la teoría del color, que utiliza los tonos opuestos para neutralizar cualquier marca no deseada.

Verde, rosa, amarillo, morado y naranja son los cinco colores imprescindibles para disimular todo tipo de imperfecciones. Sigue leyendo y aprende cómo utilizar cada color para que nadie descubra que esa cara de ensueño tiene truco.

Verde

Este corrector es el ideal para cubrir rojeces, granitos inflamados o piel con rosácea. El verde logra crear un efecto tridimensional en la piel que disimula algunos rasgos y realza otros. Es uno de los productos más difíciles de utilizar, ya que su resultado puede resultar poco natural. Aplícalo con moderación e intenta difuminarlo lo máximo posible.

 

5 Colores para un rostro sin imperfecciones:

Rosa

Las venitas y las manchas del rostro en tono verdoso desaparecerán cuando apliques sobre ellas un corrector rosa. También se pueden utilizar como complemento de la base de maquillaje para pieles amarillentas con el fin de matizar este color y darles más calidez o como iluminador para las teces más claras y opacas.

 

Amarillo

Olvídate de las ojeras moradas o con una tonalidad violácea. El color amarillo se encargará de neutralizarlas. Eso sí, si quieres que desaparezcan y no crear el temido efecto mapache (aplícalo solo en áreas concretas, no en todo el contorno de ojos), fija el corrector con toquecitos, sin arrastrar el producto, para que no se desplace hacia zonas que no necesitan ser cubiertas.

 

Morado

Es el peor enemigo de las manchas amarillentas: las corrige y compensa la tonalidad del rostro. Otra de sus funciones es la de 'primer'. Con una brocha de mofeta, reparte una pequeña cantidad de producto y difumínalo. Este truco transforma la piel cetrina, en otra con calidez y luminosidad.

 

Naranja

Las ojeras muy profundas y azuladas quedarán totalmente camufladas con un tono naranja. Este tipo de corrector es mejor utilizarlo sobre la base (solo si el maquillaje no la ha cubierto ya) puesto que, si se hace al revés, se corre el peligro de que el color se desplace, creando un acabado imperfecto.

5 Colores para un rostro sin imperfecciones: